Economistas con Nobel, Leonid Kantoróvich

13 Noviembre, 2018

Economistas con Nobel, Leonid Kantoróvich


El Premio Nobel de Economía, cuyo nombre oficial es Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, en realidad no fue creado por el inventor sueco, y se empezó a entregar en 1969. Seis años después, el economista, matemático e ingeniero Leonid Kantoróvich fue el primer –y de hecho único– ciudadano de la Unión Soviética en recibir el galardón. Lo compartió con el estadounidense de origen holandés Tjalling Koopmans “por sus contribuciones a la teoría de la asignación óptima de recursos”.

Nacido en 1912 en San Petersburgo cuando la ciudad aún era la capital del Imperio ruso, Leonid Vitálievich Kantoróvich vivió durante su infancia la revolución de Octubre que transformó el país en el régimen soviético. Estudió matemáticas en la ya llamada Universidad Estatal de Leningrado, y se doctoró en 1930, con tan solo 18 años. Obtuvo plaza de profesor en la misma universidad en 1934, donde permaneció hasta 1960.

La “programación lineal” de Kantoróvich

Su primera gran contribución a la economía llegó en 1938, cuando trabajaba como asesor para un laboratorio del gobierno soviético. Kantoróvich se dio cuenta de que el problema de maximizar la distribución de materias primas se podía resolver en términos matemáticos, y desarrolló la técnica que hoy en día recibe el nombre de “programación lineal”. Desarrolló la idea en su libro “Métodos matemáticos para la organización y la producción”, publicado en 1939, cuyo análisis crítico y no dogmático de las políticas económicas de la URSS supuso un cambio de paradigma con respecto a los análisis de sus colegas marxistas, más ortodoxos.

En la II Guerra Mundial, tuvo un papel muy destacado durante el sitio de Leningrado, cuando contribuyó a la resistencia de la ciudad frente a las tropas alemanas. Concretamente, fue el encargado de la seguridad en el Camino de la Vida, la ruta de transporte sobre el congelado lago Ládoga que proporcionaba el único acceso a la ciudad. Kantoróvich calculó la distancia óptima entre los coches para que no se hundiesen mientras atravesaban el lago, teniendo en cuenta el grosor del hielo y la temperatura del aire. Entre diciembre de 1941 y enero de 1942, incluso supervisó personalmente las operaciones sobre el hielo del lago. El sitio de Leningrado, uno de los más largos y destructivos de la historia, no concluyó hasta enero de 1944.

Largamente reconocido

Finalizado el conflicto mundial, recibió varios reconocimientos por el trabajo realizado, y en 1948 fue asignado a los proyectos atómicos de la Unión Soviética. No obstante, no olvidó su principal área de interés, y en 1959 publicó su libro más recordado, “La asignación óptima de recursos”, en el que demostró que incluso las economías socialistas deben utilizar un sistema de precios, basado en la disponibilidad de los recursos, para distribuirlos de manera eficiente.

Entre 1961 y 1971 dirigió el departamento de matemáticas y economía de la rama siberiana de la Academia de las Ciencias de la URSS, y entre 1971 y 1976 dirigió el laboratorio de investigación del Instituto de Moscú de Planificación Económica Nacional. Fue entonces, en 1975, cuando finalmente, tras varios galardones concedidos en su país, recibió el reconocimiento internacional con el Premio Nobel de Economía. Falleció en 1986 en Moscú, cinco años antes del final de la Unión Soviética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *