Digital twins: la convergencia entre mundo real y mundo virtual

14 Enero, 2019

Digital twins: la convergencia entre mundo real y mundo virtual


Si ya es relativamente habitual ver hologramas de cantantes fallecidos, como Frank Sinatra o Roy Orbison, dando conciertos por el mundo, imagínate las aplicaciones que podría tener ir un paso más allá y crear una réplica digital de… ti mismo, con todos tus datos médicos y biométricos. O de toda una ciudad. Es lo que podría suceder en los próximos años, según las previsiones de la consultora Gartner.

El concepto, denominado digital twins (gemelos digitales), no es exactamente una novedad. La NASA, por ejemplo, lleva más de 40 años utilizando representaciones de sistemas reales en los que se reproducen determinados procesos. Así lo hizo en el accidentado viaje del Apolo 13 en 1970, cuando el simulador de los sistemas de la nave en Tierra fue el que permitió a Houston idear una solución –exitosa– para hacer regresar la nave.

Pero no ha sido hasta en los últimos años, sobre todo a partir de la aparición del Internet de las cosas, que la generación de réplicas ha proliferado y ha empezado a hacerse verdaderamente rentable.

Digital twins, paso a paso

El creador del concepto digital twin fue el ingeniero informático Michael Grieves, quien en una conferencia en la Universidad de Michigan en el año 2002 mencionó la posibilidad de crear representaciones digitales de sistemas físicos.

Estas representaciones serían un “gemelo” que estaría vinculado al sistema físico durante todo su ciclo de vida, que se podría crear, de forma indistinta, antes o después de su equivalente físico, y que gracias a la integración de tecnología de inteligencia artificial, aprendería continuamente. En otras palabras, la convergencia total entre el mundo real y el mundo virtual.

¿Dónde podemos encontrar digital twins?

Las posibles aplicaciones de los “gemelos digitales” son prácticamente infinitas. La más obvia sería el diseño y fabricación de productos, que de esta forma podría ser más eficiente y optimizada; y particularmente, en el sector del automóvil, donde ya se han dado casos de modelos de coches virtuales que ayudan a analizar el rendimiento del vehículo real.

Pero las aplicaciones también pasan por el mundo del comercio (las réplicas digitales podrían mejorar notablemente la experiencia del cliente en la tienda o en el centro comercial), la salud (con la creación de “gemelos” para controlar a los pacientes con tareas preventivas y personalizadas), la planificación e implementación de las ciudades inteligentes (que de esta forma serían más eficientes y ecológicas, con mayor calidad de vida para el ciudadano), o por supuesto, la Industria 4.0 (para poder controlar sistemas industriales digitalmente).

De momento, las réplicas digitales de objetos ya están empezando a ser una realidad. Y Gartner estima que, en el año 2020, los objetos conectados serán más de 20.000 millones, con un número similar de digital twins. Así que no te sorprendas si dentro de pocos años se crean “gemelos digitales” de tu ciudad… o de ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *