Cómo convertirte en el líder que necesita tu empresa

21 Enero, 2021

Cómo convertirte en el líder que necesita tu empresa


Hay quien asegura que es innato y quien sostiene que solo el tiempo permite aprenderlo. Lo han ejercido emperadores, amas de casa, empresarios e incluso obreros. Sea como sea, el liderazgo, esa cualidad que permite a una persona guiar a otras para conseguir un objetivo, es esencial en la gran mayoría de las empresas. De su calidad dependerá en gran medida el éxito del negocio. Porque, efectivamente, existen liderazgos buenos y malos.

Lo que ha variado considerablemente con el paso de los años es el estilo con el que se ejerce el liderazgo. Las técnicas que hace décadas se consideraban exitosas y motivadoras hoy pueden llegar a sumir a una empresa en la paralización total.

Esto se debe, en gran medida, a la búsqueda de la sostenibilidad en la que participan hoy tanto la sociedad como las empresas. Ya no se trata de obtener un beneficio rápido en el corto plazo a cualquier precio: hay que poner las luces largas y actuar sin comprometer el futuro de negocio, trabajadores, clientes y entorno. En este contexto, ejercer un liderazgo adecuado es imprescindible para obtener el máximo rendimiento de la empresa durante el máximo tiempo posible.

Esta es la razón por la que empresarios de todo el mundo se ponen frente al espejo y se preguntan: ¿Cómo puedo llegar a ser un buen líder? Una cuestión en torno a la cual el Dr. Mario Alonso Puig, una de las voces más autorizadas que existen sobre desarrollo del potencial humano, ha hablado recientemente en CaixaBank Talks.

“En un mundo de tanta incertidumbre, una persona que crea que la máxima prioridad es controlarlo todo no podrá liderar, ni tampoco una preocupada por el estatus, que no dará cancha a quienes le rodean”, desvela el experto durante su intervención. Entonces, ¿cómo se puede ser el líder que una empresa necesita? El Dr. Mario Alonso Puig ofrece algunas claves para la reflexión y que permiten que cualquier persona pueda lograrlo.

Por qué tu empresa necesita un buen líder

Contar con un buen capitán es fundamental para superar una tormenta, por eso el Dr. Mario Alonso Puig aboga por cultivar un buen liderazgo en las empresas en situaciones tan cambiantes e inestables como la actual.

“Todos estamos atravesando una tormenta que nos afecta en la salud, en la economía y en nuestras relaciones. ¿Dónde está la diferencia? En el barco y en el capitán o capitana que guía ese barco. No es lo mismo atravesar la tormenta en un barco u otro, como no lo es hacerlo guiado por un capitán u otro. El liderazgo es esa capacidad para mantenerse sereno, confiado e incluso ilusionado en medio de la dificultad”, explica el experto.

En este contexto, apuesta por personas que sean capaces de servir de guía para sus equipos, así como de transmitirles la confianza y motivación que necesitan para seguir adelante: “Las personas no hacemos lo que nos dicen, sino lo que vemos. Así, en los momentos de mayor confusión, buscamos referencias en la persona que es capaz de mantenerse estable, confiada e ilusionada en medio de la tempestad”.

Aprende a impactar a tu equipo

Si hay dos términos que tienden a confundirse, esos son los de manager y líder. Sin embargo, no se refieren a lo mismo, una diferencia que conviene tener bien presente si lo que se busca es ejercer un liderazgo efectivo en una empresa.

“Los managers son personas muy expertas en los procesos, mientras que los líderes son personas capaces de inspirar a otros seres humanos, de tal manera que las mentes y los corazones de todos ellos se alinean y caminan en la misma dirección”, aclara el Dr. Mario Alonso Puig.

¿Y cómo puede impactar un líder de tal manera en su equipo? Las claves las tiene que encontrar en su interior, según aclara el experto. Hay que querer a las personas, creer en ellas y valorarlas para después poder acompañarlas y apoyarlas.

“Si un líder no quiere a las personas y cree que no son fiables o no tiene un buen concepto de ellas, no podrá llegar nunca a su corazón. No puedes acercarte a una persona si estás deseando alejarte de ella. En segundo lugar, tiene que creer en ellas, en su potencial. Y, en tercer lugar, tiene que saber valorarlas”, enumera. “Además, deberá desafiarlas para que crezcan porque hay que animar a las personas para que superen límites. Y además de desafiarlas, deberá apoyarlas y acompañarlas porque deben saber que está a su lado”, añade.

Busca la inspiración correcta

Llevar a cabo todo esto requiere inspiración. Un lugar adecuado al que mirar para obtener las fuerzas necesarias que permitirán al líder conectar con su equipo. En este sentido, conviene tener claras las prioridades vitales y estar dispuesto a asumir retos.

“El líder saca su fuerza de aquello que es prioritario en su vida. Una persona que crea que lo más prioritario en su vida es conseguir seguridad, que crea que la máxima prioridad es controlarlo todo no podrá liderar, ni tampoco una preocupada por el estatus, que no dará cancha a quienes le rodean”, puntualiza el Dr. Mario Alonso Puig. “Sin embargo, una persona que acepta el reto porque sabe que solo en él se crece, será una persona que se abrirá al nuevo horizonte por lo que le pueda enseñar y ayudar a mejorar”.

Deja tu ego al margen

Un buen líder debe ser también capaz de trascender su propio ego. El objetivo consiste en no dejarse esclavizar por el afán de tener mayor poder, más dinero y ser más famoso. Tres tentaciones que nos acompañan durante toda nuestra vida, pero a las que hay que dar la importancia que realmente tienen.

“Los líderes son precisamente aquellas personas que trascienden, precisamente, su ego. Hay que tener en cuenta que el ego pide tres cosas: poder, fama y fortuna. El problema del ego no es que busque esto, sino que vive para esto. A todos nos gustan esas tres cosas, pero lo importante es no vivir esclavizados por ellas”, destaca el experto. “Un líder conoce las delicias de esos tres aspectos, pero no está diseñado para rendirles pleitesía. Es decir: entiende que son agradables, pero no fundamentales”.

Comparte tus miedos

En momentos como los actuales, en los que suele reinar la incertidumbre, es necesario afrontar nuestros miedos. Y la mejor manera de hacerlo es compartirlos con los demás para evitar que nos paralicen. Especialmente si somos líderes.

“Tenemos que hablar de nuestros miedos sin pretender que no los tenemos simplemente porque ocupamos una posición de liderazgo. Todos tenemos miedo y ese miedo, al ser compartido, baja automáticamente el nivel de esclavismo que ejerce sobre nosotros. Si no hablamos del miedo, no podremos recurrir a la inteligencia conjunta para buscar una solución”, finaliza el experto.