economía

22 Octubre, 2018

Banksy y el valor económico del arte

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El pasado 5 de octubre, una obra del artista Banksy se vendió por 1,2 millones de euros, cuatro veces más de lo que se había estimado inicialmente, en una subasta que tuvo lugar en el prestigioso Sotheby’s londinense. Pocos instantes después, la obra, una copia sobre lienzo de uno de los dibujos callejeros más conocidos de Banksy, Girl with balloon (Niña con globo), se autodestruyó ante la sorpresa mayúscula de todos los asistentes. Al día siguiente, Banksy subió el vídeo del momento a su cuenta de Instagram, añadiendo una cita atribuida a Pablo Picasso: “el impulso de destruir también es un impulso creativo”. Como en todo lo que hace este artista británico del que se desconoce la identidad, son más las preguntas que las respuestas. ¿Estaba Banksy presente en la casa de subastas? ¿Quién activó el mecanismo de autodestrucción de la obra, y cómo pudo disponerse este mecanismo en la sala? ¿Sotheby’s conocía lo que iba a suceder? Y sobre todo, ¿cuáles eran las intenciones de Banksy al destruir su obra?[/vc_column_text][vc_video link="https://youtu.be/vxkwRNIZgdY"][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="Qué hay detrás de lo sucedido en Sotheby’s" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1539875746185{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Si lo que se deseaba era que el acto de destrucción fuese una obra de arte en sí misma, una especie de happening, Banksy ha triunfado. El vídeo ya ha superado los 13 millones de reproducciones en su Instagram, y todas las televisiones y medios de comunicación han recogido el momento. Además, la compradora accedió a exponer temporalmente la obra, ahora rebautizada como Love is in the bin (El amor está en el cubo de la basura), con decenas de curiosos que contemplaban la obra y se hacían selfies con ella. El espectáculo continuaba. Sin embargo, si la intención era denunciar la comercialización y los precios desorbitados del mundo del arte, el fracaso ha sido patente: la nueva obra ha doblado el precio de la original, superando los 2 millones de dólares. “No se ha destruido una obra de arte, se ha creado una nueva, que vale el doble que la original. Se trata del primer trabajo artístico de la historia desarrollado en vivo y en directo en una subasta”, apuntaba Alex Branczik, director de Sotheby’s para Europa.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="El valor económico del arte" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1539875785626{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Lo que ha pasado, según varios expertos, es que Banksy ha creado valor sin desearlo, pese a sí mismo. Romaric Godin ha escrito en Mediapart que “la tela, triturada solo en parte, vale más ahora (...) Su valor está reforzado por la reivindicación del artista y por los vídeos de la trituradora. La feliz propietaria de la tela puede ya hacer valer que posee, no solo la obra de Banksy, sino la prueba de su acto destructor. Y esta destrucción da precisamente más valor a la obra”. Algunos expertos y periodistas incluso han pronosticado que gracias a este experimento, Banksy podría escribir una tesis económica sobre el valor monetario del sector artístico. Este hito ha sido una contribución del artista al estudio empírico del valor del arte, ya que ha demostrado que gracias a un gran ingenio y creatividad, una buena expectación y viralización de un suceso y una notoria repecusión a nivel económico y social, el precio de una pieza puede variar enormemente en cuestión de minutos. Tal vez lo que ha sucedido, modificando la cita de Picasso, es que “el impulso de destruir o modificar, también es un impulso económico”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO
08 Octubre, 2018

La integración del cambio climático en el análisis económico logra el Nobel de Economía

[vc_row][vc_column][vc_column_text]William Nordhaus y Paul Romer han sido galardonados con el Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel, conocido popularmente como Nobel de Economía. Los académicos destacan la contribución de William Nordhaus a la integración del cambio climático al análisis económico, mientras que en el caso de Paul Romer se ha subrayado su papel en la integración de las innovaciones tecnológicas en el análisis de la economía. Nordhaus comenzó a dar sus primeros pasos en la investigación del impacto económico del cambio climático en 1975, un momento en el que apenas se atisbaba el verdadero problema al que se enfrenta el mundo. Es el padre de la economía del clima, y ha abogado por gravar con impuestos la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. El Nobel de Economía no forma parte del legado de Alfred Nobel, ya que fue establecido en 1968 por el Riksbanken, el banco central sueco, coincidiendo con el 300 aniversario de la entidad y fue concedido por primera vez en 1969, cuando distinguió al noruego Ragnar Frisch y al holandés Jan Tinbergen.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="Un español entre los favoritos" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1539008681969{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El economista nacido en Elda (Alicante) Manuel Arellano estaba en todas las quinielas para hacerse con el Premio Nobel de Economía. Lo hubiese hecho junto a su colega Stephen Bond de la Universidad de Oxford, que también aparecía entre los aspirantes, según Clarivate Analytics. Arellano, profesor del CEMFI (Centro de Estudios Monetarios y Financieros), publicó en 1991 el artículo "Some Tests of Specification for Panel Data: Monte Carlo Evidence and an Application to Employment Equations", junto a Bond, en Review of Economic Studies. El CEMFI afirmaba en un reciente comunicado que “el estimador Arellano-Bond se ha convertido en una herramienta estándar en la econometría aplicada. Este método fue desarrollado en colaboración con Stephen Bond de la Universidad de Oxford, quien también ha sido elegido este año como potencial ganador del Premio Nobel. El artículo que presentó este método ha recibido más de 24.000 citas en Google Académico, lo que lo convierte en uno de los artículos en economía más citados de todos los tiempos”, concluía. Existen muchos más economistas destacados que han sido reconocidos por este premio y que han dejado huella en su sector. Descubre nuestra serie de artículos sobre economistas con Nobel.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO
25 Septiembre, 2018

El New Deal, o cómo Roosevelt combatió la Gran Depresión con una receta intervencionista

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El 24 de octubre de 1929 se produjo en Estados Unidos la mayor crisis bursátil de la historia hasta la fecha: el famoso crac del 29, que tras el “viernes negro” se prolongó durante el lunes y el martes negros, durante toda la semana, y durante bastantes años. En menos de siete días, la cotización de Wall Street cayó 30.000 millones de dólares, diez veces el presupuesto público de Estados Unidos. Y, en 1932, la producción era un 40% inferior a la de cuatro años antes. Era la Gran Depresión.   La verdadera reacción no llegó hasta 1933, cuando el nuevo presidente demócrata Franklin D. Roosevelt invirtió las políticas que se habían realizado hasta entonces. Tras unas medidas proteccionistas que no hicieron más que ahondar la crisis, Roosevelt decidió, inspirado por las ideas del economista John M. Keynes, hacer exactamente lo contrario: una intervención masiva del Estado regulando la economía para favorecer las inversiones, el crédito y el consumo, con los objetivos de reducir el desempleo y reactivar la economía. Fue lo que se conoció como el New Deal.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image="27664" img_size="full"][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="Los primeros 100 días" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1537886835473{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El 4 de marzo de 1933, en el discurso en Washington que inauguró su mandato, Roosevelt pronunció la famosa frase “lo único a lo que hemos de temer es al miedo en sí mismo”, y prometió afrontar las “sombrías realidades del momento”. Al día siguiente, ordenó cerrar los bancos durante cuatro días para evitar que la población retirara sus ahorros, y el día 9 de marzo se aprobó la Ley de emergencia bancaria, que reorganizó el sector y cerró definitivamente los bancos que eran insolventes.   A continuación, inició los trámites para derogar la prohibición de vender alcohol —en pocos meses, la Ley seca sería historia—, y a lo largo del año impulsó una nueva serie de leyes para reactivar todos los sectores de la economía.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="El segundo New Deal" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1537886871276{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]A pesar de estos esfuerzos, la economía seguía en situación delicada, y el desempleo se mantenía elevado, por lo que, durante la primavera de 1935, Roosevelt lanzó una nueva serie de medidas más agresivas, que algunos llaman el segundo New Deal, y que incluían la creación del programa Works Progress Administration, para crear nuevos puestos de trabajo, y la Social Security Act, para garantizar ayudas y pensiones públicas. Tras asegurar que lucharía contra los que se aprovechaban de la depresión, a finales de 1936 fue reelegido presidente, y venció de manera arrolladora al candidato republicano.   No obstante, el segundo mandato de Franklin D. Roosevelt se caracterizó por sus frecuentes tensiones con el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, y por las consiguientes dificultades del presidente para iniciar nuevos programas. No fue hasta 1939, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo hasta 1941, cuando Estados Unidos entró en el conflicto, que el esfuerzo bélico estimuló de verdad la industria estadounidense, y acabó definitivamente con la Gran Depresión.   Al no haber entonces limitación de mandatos, Roosevelt volvió a vencer en las elecciones de 1940 y 1944, y murió en el cargo en 1945, pocos meses antes de concluir la guerra. Cuestionado por algunos pero admirado por otros, muchas de las medidas de su New Deal, como la Seguridad Social o los subsidios públicos, siguen existiendo hoy en día en Estados Unidos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO
03 Septiembre, 2018

¡Cómo hemos cambiado! Nuevas tendencias para la vuelta al cole

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El verano llega a su fin y los más pequeños y los adolescentes vuelven al colegio. Es la época de la vuelta al cole, el periodo de preparación en el que se adquiere y se organiza todo el material escolar necesario para empezar el curso con buen pie. Esta vuelta al cole será muy diferente a la de años atrás, y es que no hace falta remontarse a épocas muy lejanas para ser consciente de cómo ha cambiado. Un ejemplo sencillo: más de uno se acordará cuando salía a escribir en la pizarra con tiza o cuando la mano se resentía tras un largo examen. Estas prácticas que formaban parte del día a día en clase están dejando de serlo. Todos los sectores se ven sometidos a una constante evolución, incluido el de la educación. Por esa razón, es inevitable encontrarse con nuevos escenarios educativos influidos por las nuevas tecnologías y que, por consiguiente, también afectan a la cesta de la compra para la vuelta al cole.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="De los libros de texto a los ordenadores" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1535638431362{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El uso de las tecnologías en el contexto académico no es algo nuevo. Hace muchos años que se utilizan artículos como procesadores de texto, calculadoras u ordenadores para realizar tareas puntuales. Sin embargo, la aparición de Internet y las tecnologías móviles han generado un cambio significativo. Según un estudio del Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el curso 2016-2017 los colegios españoles disponían de un ordenador por cada tres alumnos. Además, apuntó que los dispositivos portátiles representaban casi la mitad de los equipos disponibles, con un 48,5% del total. Es importante destacar que no solo el ordenador ha tomado relevancia. La tecnología digital también ha incorporado otros dispositivos novedosos como las pizarras interactivas o las aulas virtuales, con la finalidad de hacer más cómoda y llevadera la experiencia educativa. La digitalización también ha llegado a los libros de texto y, de hecho, cada vez hay más escuelas e institutos que apuestan por el formato digital. Esto también afecta a los bolsillos de las familias, ya que el uso de este tipo de soporte permite ahorrar la mitad en la compra de libros. De hecho, los expertos del II Congreso del Libro Electrónico apuntan que el libro electrónico puede llegar a suponer un ahorro de hasta un 90%, un dato importante si tenemos en cuenta que, según la OCU, los precios de los libros de enseñanza obligatoria en 2018 han subido más de un 4%. En total, la organización calcula que cada estudiante gastará de media 200 euros en libros de texto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="La cesta de la compra se digitaliza" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1535638721035{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Si hace unos años la práctica más habitual para adquirir el material escolar era en la tienda física, ahora el comercio electrónico está ganando terreno. La cesta de la compra física se digitaliza con la vuelta al cole. Los datos hablan por sí solos: según un estudio de Amazon, el 57,4% de los padres compra los libros de texto de sus hijos a través de internet. Por otra parte, el 42,6% de los encuestados consideran que el ahorro es el principal atractivo para comprar en línea, y no es para menos, ya que cada vez son más las empresas que aplican descuentos adicionales con motivo de la vuelta al cole. Economía colaborativa Uno de los modelos de consumo que ha traído consigo el auge tecnológico ha sido la economía colaborativa, que consiste en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de las necesidades específicas sin que el dinero sea el único valor de cambio válido para las transacciones. ¿Cuántas veces hemos acumulado artículos escolares que se han quedado obsoletos y no hemos sabido qué hacer con ellos? En los últimos años, los padres han visto en la economía colaborativa una buena oportunidad para dar solución a este problema y dar una nueva vida a los materiales escolares que ya no utilizamos. Este tipo de economía permite, por una parte, vender productos que ya no se utilizan y, por la otra, adquirir productos escolares a precios más baratos. Por esa razón, cada vez son más los que se unen a esta tendencia cuando se acerca la vuelta al cole. Más allá de las aplicaciones de segunda mano ya conocidas, como, por ejemplo, Wallapop, existen plataformas específicas como Donaz o Bolsa de Libros que permiten intercambiar libros a precios rebajados mediante un sistema de trueque. Según un estudio realizado por Digilant, el 40% de los padres empiezan a comprar en julio frente a un 23% que prefiere esperar al último momento. Si perteneces a este último grupo, todavía estás a tiempo de ahorrar con la vuelta al cole si sigues algunos prácticos consejos. Tampoco te olvides que CaixaBank te ofrece “Mi Hucha”, un servicio sin coste que te ayudará a ahorrar y a gestionar tu economía. ¡Que tengas una gran vuelta al cole![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO